“Trabajo sucio” – Eva Vaz

Una buena manera de describir a Trabajo sucio, de Eva Vaz, publicado en la editorial sevillana La isla de Siltolá, sería “visceral”. Los poemas que estas páginas contienen son los poemas más líricos que he leído en bastante tiempo. Es decir, reflejan el sentimiento de la autora frente a diferentes experiencias, en este caso, la mayoría de lo que se refleja son cosas malas. No es este un poemario de versos bonitos y coloristas, ni de sentimientos amorosos y bellos. No, pero bueno, la vida no siempre es un caminito de rosas, ¿verdad?

Los poemas de Eva Vaz reflejan el flujo de pensamiento de la propia autora de forma espontánea. En la práctica esto se traduce en poemas con un ritmo muy irregular, que se acelera y se relaja a voluntad de la autora, siendo esto un recurso que genera ansiedad o situación de inmovilismo dependiendo del poema. En otras ocasiones, Eva Vaz rompe la “cuarta pared” del libro y los versos se asemejan más al habla oral, con poemas que se dirigen al lector de tú a tú o bien a tipos concretos de persona hacía los que el poema hace una sátira. También podemos encontrar poemas cuya forma resulta parecida a estos últimos, pero acercándose más al monologo interior, a lo que nos decimos a nosotros mismos sin pronunciar palabra.

Puebla cada página de Trabajo sucio un sentimiento de desamparo, de angustia vital producto de las cicatrices que va dejando en nuestro cuerpo los años. Como si cada poema fuera un recipiente donde verter la angustia que nos devora por dentro, para verterlo y poder al fin mantenerlo atrapado y controlado. No obstante, existe una evolución dentro de los poemas que refleja de forma indirecta una evolución de la autora: de una situación casi apocalíptica, en la que la protagonista de los poemas se ve atrapada en una relación catastrófica pasamos a la vida tras la ruptura y la posterior aparición de su nueva pareja junto a otros factores que propician poco a poco, la mejoría de la vida de la autora.

Llama la atención el carácter casi confesional de la mayoría de los poemas de Trabajo sucio. No sería posible leer a Eva Vaz sin comprender ciertos problemas que vivió y que superó de mejor o peor forma. No obstante, estas confesiones son íntimas. No intenta explicarle nada a nadie, más bien, intenta comprender lo que le pasa (o más bien, lo que le pasó), como si los poemas fuesen una especie de placa Petri desde la que aislar y estudiar las emociones y la situación personal.

En general, Trabajo sucio es un libro que mayoritariamente trata los aspectos más duros y oscuros de una vida que aparece reflejada en estas páginas de forma viva, palpitante. Un viaje desde en el fondo a la superficie, en el que poco a poco vamos viendo como la luz, la resilencia, acaba llegando. Los poemas que forman el último poemario de Eva Vaz, aunque en principio pueden aparecer distantes e inconexos, van formando una historia personal que va desde la oscuridad más absoluta hasta la felicidad, produciendo una especie de catarsis en el lector.

Trabajo sucio puede comprarse a través de Distriiforma.

Anuncios

Un comentario en ““Trabajo sucio” – Eva Vaz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s