“Al umbral de las horas” – Mario Vega

Recuerdo haber leído Al umbral de las horas, de Mario Vega, cuando ni siquiera se llamaba así, cuando no eran más que un puñado de poemas impresos en din A4 y times new roman. Era un poemario inmenso que superaba ampliamente los 800 versos. Recuerdo que Mario decía que él no tenía prisa por publicar, como Jaime Gil de Biedma, que había publicado su primer libro a los 20 y pico años. Y era verdad. Años más tarde, sin prisa pero sin pausa, el poeta ovetense hace su debut en la editorial Valparaiso y decide llamar al descendiente de  ese proto-poemario (que por supuesto, sufrió una grandísima cantidad de cambios y adelgazó un poco su número de versos) con el título que tiene hoy.

Llama la atención el sentido de la tradición poética latente en Al umbral de las horas. En cierta manera parece un poemario de otro tiempo, puesto que este es un poemario que aspira a la perfección en la estructura de sus versos. En ese sentido, hay una supremacía de la forma sobre el contenido. No se aprecia sentimiento puro en estos poemas, más bien un eco de ellos. Una templanza que demuestra que Mario Vega no solo mide sus versos, también el contenido que en ellos se incluye

Cabe decir que este el estilo del poeta ovetense es la suma de sus lecturas. Mario Vega acostumbra a poblar los márgenes de sus poemas con citas de autores que van desde Propercio hasta Joan Manuel Serrat, como si antes de enseñarnos su obra, el autor quisiera mostrarnos a sus maestros.

La poesía que Mario Vega nos brinda en El umbral de las horas puede dividirse en dos estilos: versos de nostalgia y versos de nostalgia. El primero se basa fundamentalmente en poemas que buscan la perfección métrica, estando compuestos principalmente por sonetos u otras formas clásicas. La otra vertiente son poemas donde se hace un ejercicio de nostalgia para dejar plasmados en el papel ciertos momentos de la vida del autor, como queriendo dejarlos plasmados en papel, inmortalizados. No obstante, se deja entrever que todo esto puede ser un juego: los hechos narrados pueden ser verdaderos o no.

Quizás por ser la forma el aspecto principal de este poemario, los temas que en el aparecen son mayoritariamente clásicos. El amor, el descubrimiento del mismo y el intimismo son el principal contenido de los versos de Al umbral de las horas, sazonados con ciertos toques platónicos. Mario Vega encuentra a través de esta serie de experiencias vividas motivos o más bien, justificaciones para seguir viviendo. Aparte de la temática principal, también hay sitio en estas páginas para la reflexión sobre la poesía y los efectos que esta genera en el lector.

En resumen, Al umbral de las horas es un poemario tradicional en absolutamente todos los sentidos de la palabra. Desde las formas, hasta los contenidos, Mario Vega se erige como seguidor de la tradición poética hispánica. Al fin y al cabo, no tiene sentido querer arreglar lo que no está estropeado ¿No?

Al umbral de las horasb puede comprarse a través de Casadelibro

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s